La gestión empresarial post-covid cambia el concepto actual de organización. El teletrabajo ha puesto en evidencia la necesidad de una estructura, con soporte digital, ágil en la toma de decisiones y atenta al bienestar de profesionales. El informe The 20201 Global Human Capital Trends de Deloitte aporta relevantes datos sobre la tendencia. Revisamos algunos aspectos en el siguiente apartado.

Gestión empresarial y capital humano

La fortaleza de una empresa radica en su capacidad de adaptarse y responder tanto a las demandas de mercado, como a las situaciones que exigen cambiar el modelo de negocio. La pandemia covid19 envió a teletrabajar a un 80% de la fuerza laboral a nivel internacional, acelerando el modelo de negocio digital. El coste a nivel humano del esfuerzo de adaptar los procesos vigentes, a una realidad ausente del marco físico de espacio físico y control de procesos, es elevado.

Los efectos de la pandemia continúan afectando a la salud, el bienestar psicológico y sus efectos repercuten en todos los niveles de la organización. La debacle tiene nombre: la denominada Fatiga pandémica y sus efectos en la salud mental. El desencuentro de profesionales que deben lidiar con sucesivos cambios, dificultad en proyectarse, en establecer objetivos personales y profesionales a medio y largo plazo.

¿Impulsamos la empresa en el sentido equivocado?

Antes de compartir los interesantes aportes de Deloitte, analicemos la situación. El modelo de gestión social con el que inauguramos el S. XXI, la acumulación de población en ciudades y los consiguientes problemas en cuanto a eficiencia de recursos, mobilidad, logística, burbujas inmobiliarias, confronta con el territorio digital en donde no existe el espacio físico ni la medición del tiempo en 24 horas.

La transformación digital, el hacer un uso de las tecnologías desarrollar las actividades empresariales, debe tomar en cuenta que al dar a una persona acceso a internet se la expone a un sinfín de estímulos que absorben energía. El sistema de gestión empresarial resistió ante el primer confinamiento traspasando la actividad presencial a online, ahora es preciso considerarla dimensión digital del trabajo y reflexionar si nuestra fuerza laboral puede considerarse un activo digital.

¿Qué aporta el informe Deloitte sobre capital humano? Estos son 5 puntos que analizan las tendencias y dos perspectivas: sobrevivir al cambio o prosperar ante la nueva situación.

Diseñar el trabajo para el bienestar: el final del equilibrio entre el trabajo y la vida

• La tendencia: las organizaciones están llevando el bienestar más allá del equilibrio entre el trabajo y la vida al comenzar a diseñar el bienestar en el trabajo y en la vida misma.
• Sobrevivir: Apoyar el bienestar a través de programas adyacentes al trabajo.
• Prosperar: Integrar el bienestar en el trabajo mediante un diseño de trabajo reflexivo.

Más allá de la recapacitación: liberar el potencial de los trabajadores

• La tendencia: las organizaciones necesitan un enfoque de desarrollo de la fuerza laboral que considere tanto la naturaleza dinámica del trabajo y el potencial igualmente dinámico de los trabajadores para reinventarse.
• Sobrevivir: impulsar la capacitación a los trabajadores de arriba hacia abajo, asumiendo que la organización sabe mejor qué habilidades necesitan los trabajadores.
• Prosperar: empoderar a los trabajadores con agencia y elección sobre el trabajo que hacen, dando rienda suelta a su potencial al permitirles aplicar sus intereses y pasiones a las necesidades de la organización.

Superteams: donde ocurre el trabajo

• La tendencia: COVID-19 ha enseñado a las organizaciones que los equipos son aún más importantes para prosperar. en medio de una interrupción constante de lo que podrían haber pensado antes.
• Sobrevivir: utilizar la tecnología como herramienta para hacer que los equipos sean más eficientes.
• Prosperar: integrar a los seres humanos y la tecnología en superequipos que utilizan sus capacidades para rediseñar el trabajo de formas más humanas.

Gobernar las estrategias de la fuerza laboral: establecer nuevas direcciones para el trabajo y la fuerza laboral

• La tendencia: las organizaciones buscan información prospectiva sobre su fuerza laboral que pueda ayúdelos a girar rápidamente y establecer nuevas direcciones frente a la incertidumbre.
• Sobrevivir: uso de métricas y medidas que describen el estado actual de la fuerza laboral.
• Prosperar: acceder y actuar sobre la información de la fuerza laboral en tiempo real que puede respaldar mejor y más rápido decisiones basadas en la comprensión de lo que la fuerza laboral es capaz de hacer en el futuro.

Un memo a RR.HH.: Acelerando el cambio hacia la reestructuración del trabajo

• La tendencia: gracias a su manejo de los desafíos de COVID-19, las organizaciones de recursos humanos se han ganado la derecho a ampliar el ámbito de recursos humanos para rediseñar el trabajo en toda la empresa.
• Sobrevivir: Tener una mentalidad funcional que se centre en optimizar y rediseñar los procesos de RR.HH. para administrar la fuerza laboral.
• Prosperando: Adoptar una mentalidad empresarial que prioriza el trabajo de rediseño para capitalizar fortalezas humanas únicas.

Accede al documento completo: Human capital trends (deloitte)

1 Comment

  1. Pingback: Activos digitales. Repensar el capital humano (2) en empresa

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.